Cargando el clima

Clima en mi ciudad

El orgullo de ser fresicultor
Gilberto Félix Niebla
México
2017-08-21
El orgullo de ser fresicultor
Gilberto Félix Niebla
México
2017-08-21

Quiénes recorren los campos agrícolas del valle de Culiacán saben que en su travesía encontrarán muchos campos de tomate –no por nada, se le reconoce como la principal zona productora de este cultivo en México- pimientos, pepinos y otras hortalizas para el mercado de exportación; pero, en medio de todos estos cultivos, aparecen pequeñas islas de lo que para esta zona del país es un cultivo exótico: las fresas.

Así como muchos agricultores de la región, fueron pioneros e innovaron hasta convertir a este lugar, en una de las principales regiones agrícolas del mundo; los productores de fresa, se erigen como una nueva legión de agricultores, que buscan escribir su propia historia en esta zona del pacífico.

Revista El Jornalero visitó uno de estos campos y charló con Gilberto Félix Niebla, un profesionista que decidió abandonar su trabajo de oficina para seguir lo que más le apasiona: ser “fresicultor” como el mismo se define. En esta entrevista, Gilberto Félix nos explica como ha logrado sobrellevar junto con un grupo de familiares y amigos este cultivo por más de treinta y cinco años; además nos explica cuales son sus proyectos futuros.

REJ.- ¿Cuántos años tienen en el negocio del cultivo de la fresa?

R.- Soy segunda generación de productores de fresa, ya que uno de los iniciadores fue mi “jefecito” Gilberto Félix, con cerca de cincuenta años sembrando fresas en el valle de Culiacán, en la zona de Bachigualato; y yo, tengo cerca de treinta y cinco años en este cultivo.

REJ.- En una zona reconocida mundialmente como productora de tomates y pimientos ¿como fue que su familia, decidieron que querían ser freseros y no tomateros?

R.- Nosotros venimos de un rancho y lo primero que hizo mi papá junto con un compadre, fue sembrar fresas, ¿porqué lo decidieron? eso quien sabe, pero sé que conocieron a un ingeniero de apellido Murillo, el tenia una huerta de arboles exóticos, entonces, entre estas plantas frutales se vinieron unas plantas de fresa y ahí fue donde se inicio el amor al negocio de las fresas; siempre nos ha gustado este negocio, él nos heredó este gusto por las “matas” y de aquí es de donde comemos, donde crecimos; es la fuente de vivir de nosotros. Aquí, en la comunidad de Bachigualato la mayoría somos freseros.

REJ.- ¿Juntos con ustedes cuantos productores hay en la zona?

R.-Nuestro grupo oscila en alrededor de treinta productores, entre familiares y amigos; la mayoría somos pequeños, por ejemplo nosotros, tenemos ocho hectáreas y está otro productor con cuatro hectáreas y así, la mayoría tenemos pequeñas superficies.

REJ.- ¿Hacia dónde va la fruta cosechada, cuáles son sus mercados?

R.- Nuestro mercado es local; Culiacán ya creció y gracias a Dios, este producto que nosotros sacamos se logra distribuir aquí. En temporada fuerte de cosecha -que es de febrero a marzo-la comercialización se atora un poco, pero algunos productores sacan la fruta a mercados cercanos como Mazatlán y Los Mochis. Más adelante y si logramos nos apoye el gobierno federal, trataremos de darle valor agregado a nuestra cosecha y sacar el producto a nivel nacional.

REJ.- ¿Qué ventajas encuentran ustedes al producir este cultivo en esta zona, si tomamos como referencia a Guanajuato o Baja California?

R.-Sabemos que el cultivo de fresa, es de un clima frio, que aquí no es el clima idóneo para ellas, pero, nuestra ventaja es que tenemos tierras muy fértiles; gracias a eso, y al esfuerzo que damos, logramos producir con calidad. Producimos en los meses que está más “fresco”, empezamos a cosechar en diciembre los que sembramos más temprano, y las cosechas se prolongan hasta marzo, a partir de este mes, aumenta la temperatura y la planta de fresa no es de clima caliente, es por esa razón que “a lo mucho” producimos hasta el mes de mayo, pero con menor calidad de fruta.

REJ.- ¿Cuál es su costo de operación y que tan competitivo es en comparación con otras de regiones del país?

R.- Aquí en esta región, a nosotros nos resulta muy costoso, en las otras regiones desconozco, pero aquí con nosotros si es muy costoso. El costo de producción para una hectárea de fresa es de alrededor de ciento veinte mil pesos, incluyendo el acolchado, cinta de riego, los beneficios que se le dan al suelo, fertilizantes pre siembra y mantenimiento del cultivo.

REJ.- ¿El control de plagas y enfermedades en el cultivo es orgánico o convencional?

R.-Queremos hacer cultura de lo orgánico, de producir algo que esté contaminado, porque nosotros también tenemos hijos, también nos gusta la fruta y por eso buscamos que el consumidor la lleve a su mesa sin ningún riesgo; tratamos de aplicar solo productos orgánicos de cero residualidad, que aunque es mas caro en comparación con el convencional, creemos que vale la pena. Si logramos mantener un producto completamente orgánico, la fruta tendrá mejor precio.

REJ.-Dentro de la plaga y enfermedades que se presentan en su cultivo, ¿cuáles son las que representan mayores problemas?

R.-Los más difíciles de combatir y a lo que más miedo tenemos, es a los ácaros, que es la araña roja; esta plaga es la más dificl de controlar; tenemos presencia de gusano como en cualquier otro cultivo, pero, disponemos de productos muy buenos para controlarlos y son orgánicos, por ejemplo, tenemos bacilos, que son orgánicos y nos dan buen control en gusano; para acaro aplicamos abamectina, que es completamente inofensiva y también, utilizamos repelentes de insectos, como extractos de canela y ajo, que son completamente inofensivos.


REJ.- ¿Qué satisfacciones ha encontrado en su vida al ser productor de fresas?

R.-Para mi, ser “fresicultor” es un gran orgullo, por qué a mí las “matas” me encantan, yo trabajé en un banco, pero cerró,, nos despidieron a todos, nos liquidaron y como mi “jefecito” ya sembraba fresa, pues también quise, porque a mí me gusta mucho dije,” yo soy mi propio jefe” yo tengo mi propio negocio y me da alegría, desde bien temprano me vengo al cultivo y regreso ya noche a mi casa, pero bien contento.


REJ.-Como productor ¿Cuál es su sueño, como le gustaría terminar su etapa como productor?

R.- Ya he pensado en eso y hasta que pueda caminar voy a seguir sembrando fresas, hasta que Dios me preste vida. Yo quiero ser ejemplo en sacar productos orgánicos. Pues tengo sueños, lo que pasa es quela comunidad fresera de aquí de Bachigualato somos gente humilde y gracias a Dios y a las fresas tenemos el sustento diario, de ahí comemos, de ahí mantenemos a nuestros hijos, y mi sueño es primeramente tener mi cuarto frio, tener una enfriadora para darle valor agregado a mi producto, ya que este producto, es perecedero, cortado del campo aguanta un día o dos máximo, si tuviera una enfriadora el producto duraría quince días. Primeramente Dios, trabajando duro a vuelta de dos-tres años mis sueños se haga realidad., pero hay que echarle ganas más que nada y no hay que irnos al cien por ciento por el dinero, hay que tener un gusto por las “matitas” al igual que si me gustan los animales, en mi caso, a mi me encantan las matas y pues hay que echarle las ganas, en unión con la comunidad fresera, tenemos que salir adelante y al paso de los años. Sinaloa puede ser un productor de fresa a escala más grande.

Descarga nuestra app